El olfato es su principal equipaje

  • 1 Noviembre, 2017

Se trata de canes entrenados para detectar vida humana en situaciones de siniestros. Frida y Titán, son las estrellas en México. En Venezuela también tuvimos un héroe de cuatro patas llamado Orión, en el estado Vargas.

(Prensa Nevado/01-11-2017)-. Que el perro es el mejor amigo del ser humano ya nadie lo duda. Cada día somos sorprendidos por la audacia con que este animal es capaz de demostrar su lealtad, solidaridad y amor por los humanos.

Hasta en los peores momentos, el perro arriesga su vida para salvar a quien en un momento determinado le dio cobijo. En estos últimos días, el mundo ha sido testigo del heroísmo de una pareja de canes que, literalmente, se han puesto las botas para apoyar a los organismos de protección civil y bomberos, responsables del rescate de las víctimas del reciente terremoto registrado en la capital mexicana.

La cuenta regresiva

Después de las catástrofes naturales, los socorristas trabajan con los minutos contados, cada segundo vale y puede significar una cuenta regresiva para los sobrevivientes. Mientras más se demore la búsqueda menos posibilidades de hallar sobrevivientes tendrán. Las operaciones de rescate deben realizarse de acuerdo a ciertos protocolos, en los cuales no se arriesgue la vida de las personas que podrían estar atrapadas debajo de los escombros de edificaciones.

De allí que en la búsqueda de víctimas se opte por prácticas mixtas en las que se incluyen desde los sistemas satelitales, pasando por la técnica de golpe y grito hasta el auxilio que perros adiestrados pueden brindar.

Dado que en muchas ocasiones, debajo de esos escombros pueden subyacer víctimas en estado de inconsciencia, imposibilitadas de responder a los estímulos exteriores, y cuyos latidos son tan bajos que no las podrían captar ni las sondas detectoras de sonidos o calor, se opta por incorporar a los perros rescatistas, capaces de percibir hasta el olor de los humanos.

Estos animales, son conocidos en el argot de los rescatistas como K-Sar, que significa perros salvavidas. La K proviene de la abreviatura internacional para llamar a un grupo de perros y SAR del inglés “Search and Rescue”, acrónimo universal que identifica a los grupos de rescate.

Qué son los K-Sar?

Explica el Dr. Jorge Luis Tartaret, Coordinador Veterinario de Misión Nevado que los K-sar son animales cuyo olfato es determinante para el desempeño exitoso de la tarea de los socorristas, entrenados en la búsqueda y rescate de personas en situaciones de emergencia, urbanas o rurales, de alta complejidad. Una de sus características es su olfato, que es 40 veces más agudo que el de los humanos. De acuerdo a los especialistas, mientras 30 hombres demoran 3 horas en hallar a una persona en una zona boscosa de 4 hectáreas, un solo animal de estos lo hace en 10 minutos.

Para estos animales el hallazgo de víctimas es rutina, pues diariamente se les entrena, a partir de simulacros, en la búsqueda de personas, por lo que posteriormente se les recompensa.

No son perros fuera de lo común, pueden ser mestizos, no requieren pedigrí específico, pero sí un disciplinado adiestramiento durante 12 meses de 2 a 4 horas diarias. No pueden ser animales obesos, pero sí fuertes y de estatura mediana, jóvenes, dóciles, es decir obedientes y con mucha agilidad.

Su eficiencia ha llevado a que en países como Austria, Alemania, Suiza, Francia, Alemania, Chile y Colombia se hayan creado brigadas caninas de rescate, en las cuales son un miembro importantísimo. Animal y hombre trabajan en binomio para lograr sus objetivos: el rescate de víctimas de tragedias.

Ningún jau…jau…jau…

A diferencia de lo que proyecta la industria del cine, no es un ladrido precisamente la alerta que emiten los perros cuando detectan vida debajo de los escombros. Señala el Dr. Tartaret que “los perros adiestrados como rescatistas, luego de caminar, indagar y escudriñar debajo de las ruinas, marcan el lugar donde han detectado vida”.

Ellos solo se limitan a marcar el lugar. El marcaje, como se conoce esta técnica consiste en que el animal se sienta justo al lado del lugar donde denotan la presencia de alguna persona viva”, asevera el Dr. Tartaret.

Frida audaz

Frida, nombre que rinde tributo a la irreverente y apasionada pintora mexicana, quien audazmente enfrentó las adversidades de la vida. Y Titán en clara alusión a la luna más grande de Saturno. Ambos están concentrados en rescatar a las víctimas de los escombros dejados por el sismo que estremeció a la ciudad de México. Logrando entre ambos rescatar a más de 78 personas.

Frida, forma parte de la Unidad Canina de la Marina mexicana, de raza labrador y seis años, y se hizo popular tras el rescate de 52 personas, atrapadas en los escombros dejados por el terremoto de 7.1 registrado el pasado 12 septiembre en la ciudad de México.

Para realizar su labor Frida es equipada con un arnés para facilitar sus movimientos ascendentes y descendentes, un visor que la protege del polvo y humo y facilita su visibilidad y un par de botitas para proteger sus patitas.

Orión héroe de Vargas

En 1999, cuando los avatares de la naturaleza se ensañaron contra el estado Vargas, una historia fue tomando cuerpo en los medios de comunicación. Hasta que se logró confirmar la versión sobre un rottweiler, llamado Orión, había rescatado entre piedras, troncos, mucha agua y mucho temor a 37 personas que habían quedado aisladas, a consecuencia del deslave que asoló al estado.

Su dueño Maurizio Pérez lo había enseñado a nadar, cuenta que “se habla de 37 rescates, pero podrían ser más, donde resaltan un par de niñas que quedaron huérfanas, a quienes ayudó a cruzar el río tomándolas por las ropas, unas personas vieron esto y le colocaron una soga al cuello. Orión atravesaba el río y las personas pasaban de seis en seis. Orión adelante con la soga, guiándolos y ellos atrás. Así condujo varios rescates”.

Orión partió al cielo de los perros el 1 de diciembre de 2008.

T/MR