Multilar, expresión de crueldad animal

  • 5 marzo, 2018

(Prensa Nevado/ 05-03-18).- Amputar la cola y orejas a los perros, o algunas de las partes del cuerpo de un animal, por razones meramente estéticas es una práctica sumamente cruel que durante mucho tiempo satisfizo los caprichos más inhumanos de sus tenedores y era visto sin ninguna objeción por la gente in, no obstante, aun cuando cada día es más rechazada por las sociedades modernas, todavía pareciera seguir de moda eso de mutilar la cola o las orejas a los perros, sin tener la certeza en qué beneficia al animal, ni cuál es su atractivo estético.

Los perros suelen emitir mensajes a sus pares no solo a través de sus ladridos y humores (olores) sino también a partir de su expresión corporal manifestada fundamentalmente en el movimiento de su cola u orejas.

Todas las partes del cuerpo de los seres vivos tienen una función orgánica, biológica y/o motriz y, salvo aquellas anomalías que dificultan su sano desenvolvimiento, o representen una patología, podrían ser consideradas por los especialistas para su eliminación quirúrgica sólo si se trata de una fractura de cola o para extirpar un tumor.

El médico y coordinador de Veterinarios de Misión Nevado, Dr, Jorge Tartaret, aclara que se denomina caudectomía a la práctica de suprimir la cola, mientras que a la eliminación de las orejas se le conoce como otoplastia. De igual modo precisa que en estas amputaciones se afectan cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos además de la piel, que provocan mucho dolor y sangramiento, que si no son bien tratados pueden degenerar en peligrosas y mortales infecciones.

Destaca el especialista que efectivamente cada órgano o miembro del cuerpo animal tiene una función en su calidad de vida, de allí que, por ejemplo, la cola no solo le sirve al perro para expresar su alegría por la llegada de su protector o protectora, sino que también es un mecanismo de alerta, alarma o defensa ante la agresión de cualquier otro animal. La cola es un elemento importante para mantener el equilibrio del perro. Le sirve además como guía para girar, correr y hacer cualquier movimiento.

De igual modo, explica Tartaret que el pabellón auricular, que es lo que se le corta a los perros, tiene la función de modular los sonidos. Al carecer de este adminiculo, el animal pierde capacidad auditiva, lo cual afecta su calidad de vida.

No siendo suficiente la práctica de la amputación de orejas y cola, algunos dueños de perros optan por mutilar las cuerdas vocales a aquellos que a su juicio ladran mucho, dejando al animal completamente mudo o disfónico de manera permanente.

 

 

NO A LA MUTILACIÓN

Gracias a las campañas de proteccionistas de animales, se ha logrado abolir tales costumbres en algunos países como Ecuador y la mayoría de los europeos que abogan por la eliminación definitiva del maltrato animal.

Precisa el veterinario que en el actual momento, existe una tendencia internacional, por fomentar el respeto a las condiciones físicas de los animales, a aceptarlos tal como son, por tal razón, organizaciones como la Federación Cinológica Internacional prohíben en sus exhibiciones la participación de aquellos canes que tienen algún miembro amputado por razones estéticas.

En este sentido, en Venezuela, Misión Nevado, siendo uno de sus principales objetivos vigilar el cumplimiento de las normativas legales vigentes en el país en materia de derechos animales, se opone rotundamente a ésta o cualquier otra mutilación por considerarla como una expresión más del maltrato animal, por lo que exhorta a los médicos veterinarios, propietarios y propietarias de canes a eximirse de estas prácticas por cuanto toda operación quirúrgica constituye un riesgo para la vida de ese ser que tanta alegría lleva a los hogares.

En el caso de Venezuela, aun cuando la legislación en esta materia aún está en proceso de construcción y consolidación, el reconocimiento jurídico a los animales como sujetos de derecho, en concordancia con legislaciones animalistas como las de México, Bolivia, Ecuador, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, entre otras, y gracias a las leyes progresistas que en esta materia se han impulsado desde el Gobierno Nacional, existen aspectos importantes a destacar como la prohibición de mutilaciones de rabo u orejas.

LENGUAJE CORPORAL

El perro es uno de los animales que más y mejor se relaciona con los humanos, de hecho no en vano, durante mucho tiempo se le denominó el mejor amigo del hombre. Calificativo no arbitrario, por cuanto se trata de una especie que, siendo domesticada puede brindar gratificantes momentos a sus protectores.

La clave de una armoniosa relación está en el dominio de su lenguaje, el cual es fundamentalmente corporal. Entender por qué mantiene su cola erguida o entre las patas o por qué dobla sus orejas te ayudará a relacionarte mejor con él. Por eso te damos unos breves tips y te invitamos a conversar con tu veterinario para conocer más a tu perro:

Quiero Jugar: Orejas relajadas hacia adelante, cola levantada y en movimiento enérgico. Se sentirá relajado, sus ojos estarán abiertos y se colocará tumbado con la barriga hacia arriba.

Miedo: Cola entre las patas traseras, hocico cerrado con la cabeza agachada. Su cuerpo estará encorvado, agachado y puede emitir gemidos. Si siente mucho miedo, puede esconderse para evitar el estímulo que le ocasiona el miedo.

Enojado: Si muestra las encías con los labios retraídos es una señal de que no debes acercarte demasiado. Si gruñe y muestra los dientes te está avisando que quizá está pasando del miedo al enfado.

Sumiso: Cuando tu perro está sumiso, echa el cuerpo hacia abajo, mantiene sus orejas hacia atrás y la cola entre las patas traseras, moviéndola. Cuando se siente intimidado evita a toda costa el contacto visual, ésta es una señal de sumisión.

Yo Controlo: Cuando un perro muestra dominancia pone sus orejas rectas y hacia adelante, con su cola levantada y la cabeza erguida y el pecho hacia afuera. Si ladra es que evidenciar su dominancia y agresividad.

Alerta: Cuando levanta sus orejas es una reacción de alerta ante un sonido o un movimiento.

Auxilio: Cuando se siente inseguro pone sus orejas retraídas o planas, acarícialo lentamente para que se sienta bien y seguro a tu lado.

T/MR