Obesidad no es belleza

  • 12 marzo, 2018

¡Qué hermoso se ve ese animal, está gordito! Muchas personas se expresan de esta manera al ver algún perro, gato u cualquier otra especie que luzca bastante rellenito. Pues parece que la obesidad no es hermosura, al menos internamente.

(Prensa Nevado/ 12-03-2018).- Lobesidad es el principal problema nutricional en perros y gatos. Los problemas de nutrición de cobayas, conejos o hámsteres suelen ser otros, y las aves saben administrarse el alpiste a lo largo del día sin caer en la glotonería.

Estudios realizados a través de investigaciones han detectado que la gordura en los animales puede ocasionar varias enfermedades que complican la calidad de vida de nuestros acompañantes. Se hace así necesario cambiar este paradigma arraigado en la sociedad, si el animal está gordo está muy saludable, es que está comiendo bien. No es necesariamente así, la cantidad y la calidad del alimento que se le suministre es tan importante como el que el mismo humano come.

La falta de actividad del humano que tiene un animal de compañía suele reflejarse en éste. De manera que si una persona que convive con un peludo es sedentaria, el animal reflejará lo misma característica, debido a que implicará que éste no realizará el ejercicio suficiente por lo que no quemará calorías, las cuales se acumularán en su cuerpo y generará la obesidad.

La diferencia entre unos y otros es que los animales no tienen la facultad de controlar su peso debido a que dependen exclusivamente de lo que su protector les ofrezca. Además si a menudo se suele premiar a estos amigos con comida o sobras, se está contribuyendo a la obesidad. Un estudio de la Universidad de Alabama (Estados Unidos) demostró que el sobrepeso no solo afecta a las personas sino también a los animales de compañía y de laboratorio lo cual ha ido en aumento durante los últimos 60 años.

Por supuesto, también la edad puede causar obesidad en los peludos, debido a que disminuyen el movimiento de su cuerpo por lo que las necesidades energéticas también disminuyen, pero si se le sigue dando la misma cantidad de alimento que cuando era más joven, irremediablemente subirá su peso. Estos seres que nos encantan la vida y son queribles al menor gesto o gracia que hacen tanto para sus dueños como para las visitas, se les puede hacer un gran bien fraccionando sus dosis de comida con calidad a lo largo del día, adecuándola a las dimensiones necesarias para su tamaño y condición. Los animales al igual que las personas, tienen distintos metabolismos, por lo que es recomendable que sea un veterinario el que personalice su dieta.

Los animales de compañía son parte de la familia y se disfrutan desde el amor y la entrega y preocupa cuando se enferman, por eso es importante chequear que tengan un dieta equilibrada, que beban agua suficiente, controlarles el peso continuamente y si requiere bajar de peso, hacerlo gradualmente, no es recomendable darles la comida sobrante. Si se vive en un apartamento, debería sacar al perro a pasear al menos en la mañana y en la noche, si se trata de gatos, tomarse unos minutos diariamente para jugar con ellos, lo cual desestresa enormemente. Si se toma la decisión de ejercitar a un animal con una condición física poco baja, hay que consultar a su médico veterinario si es recomendable o no.

Una forma de detectar si algún peludo sufre de obesidad es la pérdida de su silueta habitual, a veces se puede observar de forma directa una deformación del perfil lateral del cuerpo debido a la acumulación de grasa en el interior de su cavidad abdominal. La obesidad produce serios riesgos para la salud animal, además de una importante reducción en la calidad de vida y muerte precoz. Las consecuencias de este problema pueden ser endocrinológicas (diabetes Mellitus), respiratorias y circulatorias (hipertensión), daño en articulaciones (artritis), problemas en la piel, predisposición a enfermedades hepáticas, riesgos para realizar alguna cirugía, problemas en el parto, intolerancia al calor, mayor susceptibilidad a infecciones, transtornos reproductivos, entre otros.

T/ MRR