5 de junio Día Mundial del Medio Ambiente

  • 5 junio, 2018

(Prensa Nevado, 05/06/18). El 5 de junio, se celebra “el Día Mundial del Medio Ambiente” con la finalidad de sembrar conciencia en todos los seres humanos acerca de la importancia de preservar la naturaleza del planeta Tierra. Desde junio de 1973, se estableció esta fecha para resaltar cada año el tema en este sentido. Para este año, la propuesta aprobada fue la existencia del plástico como elemento altamente contaminante y perjudicial para el medio ambiental y los animales.

El objetivo principal de esta fecha es brindar un contexto humano, motivar a las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sustentable y equitativo; promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentar la cooperación para que el medio ambiente sea sostenible, esto es una manera de garantizar que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más próspero y seguro.

Las consecuencias de la falta de previsión y conciencia sobre estos temas han llevado a un gran sufrimiento y muerte de los animales que habitan el planeta, particularmente se destacan los que conforman los ecosistemas marinos, debido a que allí los casos son muy dramáticos. Los estudios confirman que la cadena alimentaria marina, de la cual depende el hombre, está contaminada.

Se ha constatado que por ejemplo en las costas de España, se reciben con frecuencia cetáceos que fallecen varados en las playas, muchos de ellos con el estómago lleno de botellas de PVC, latas y hasta restos de juguetes. A pesar de esta pesadilla, todavía son pocos los ciudadanos conscientes de su responsabilidad. De hecho, es este el cuarto país de la Uniòn Europea -por detrás de Alemania, Francia e Italia- donde más bolsas de plástico se utilizan: 10.500 millones al año, 238 por habitante.

Los delfines parecen ser los más afectados por los residuos plásticos arrojados al mar. Cada vez es más frecuente verlos agonizando en la playas atragantados con bolsas. Además otras 33 especies submarinas están amenazadas. Según datos de la ONU, se calcula que en cada kilómetro cuadrado hay unos 18.000 restos flotando. El 80% procede de tierra firme y el resto fue tirado desde los barcos. Debido a ésto, se ha establecido que el mar más contaminado es el Mediterráneo.

En Venezuela, el informe de resultados del Día Mundial de las Playas, bajo la coordinación de Fudena, reveló que, la mayoría de los residuos encontrados en las orillas de las playas, proviene de la actividad recreativa.

Debida a la alta contaminación de los mares las diferentes especies de tortugas marinas comen fragmentos de plástico, también engullen bolsas, las cuales confunden con medusas, una de sus presas habituales, las afecciones que las mismas manifiestan posterior a esta ingesta son ulceraciones hemorrágicas, obstrucciones intestinales, colapso rectal entre otros, lo que a menudo resulta en una muerte agónica.

En tierra las cosas no están mejor que en el mar. Se ha constatado que el plástico desechado mata a las vacas sagradas de la India, a los preciados dromedarios de Dubai, a animales en peligro de extinción como el cóndor californiano, al elefante africano en Bostwana, siendo esta solo una parte de una larga y dolorosa lista.

En muchos países esta celebración es una oportunidad de firmar o ratificar convenios internacionales y, algunas veces, establece estructuras gubernamentales permanentes relacionadas con el manejo ambiental y la planificación económica. ¿Es posible que tantos habitantes convivan en un planeta como la Tierra sin agotar sus recursos ni poner en peligro el desarrollo de las generaciones futuras? Sí, es posible. Hay motivos para ser optimistas, pero tenemos que cambiar nuestro modo de vida, de lo contrario estaremos comprometiendo la supervivencia de la flora y la fauna del planeta y, por lo tanto, la nuestra propia.

T/ María Rosa Rodríguez